Moldeaste tú, mi corazón,

como moldea el barro el artesano

y así con tu ternura y paciencia

lograste que el amor, en mi naciera

 

Utilizaste tu verbo como instrumento

para darle forma a este amor,

y a tu voluntad y antojo

lograste que te quisiera.

 

Me dices que soy tu ángel, que soy tu reina

un encanto de mujer, tu lucero, un oasis del desierto

o cualquier otro símil de belleza, robándote así mi alma

y conquistando mi corazón y mi cuerpo

 

Con sus manos, acaricia el barro el artesano

dándole mil formas sin criterio ni razón

con las tuyas, labraste nubes blancas de felicidad en mi pecho

y esculpiste alas de mariposa en mi corazón

 

Inventaste un mundo paralelo en un rincón del universo

donde tus caricias en mi piel

y tus manos en mi pelo

 llenaban mi alma de alegría y sosiego

 

 

Me hiciste socia de tu amor y

cómplice de un sueño, irreal, pero nuestro.

Fue en ese mundo de ensueños

donde me enseñaste a mezclar

como mezcla el barro el artesano,

las pasiones y deseos

 

        

Hiciste que te amara a la medida de tus anhelos

y ahora que te amo,

se despiertan los sueños,

con una realidad que hasta ahora no entiendo

 

Mis alas de mariposa han perdido su vuelo

y se oscurecen, las que fueron nubes blancas, en mi pecho.

Verdades absurdas que nunca se dijeron,

surgen ahora que tanto te quiero

 

Por qué se acalla tu verbo,

que hacer con tu silencio,

como olvidar que un día

fui tu ángel, tu lucero

 

La obra del artesano, cara la pagamos

y lucidas vitrinas con ellas adornamos.

, que esculpiste mi corazón y con paciencia lo moldeaste,

este amor de barro, en que vitrina lo guardo?